¿Qué es la Ortodoncia?

La ortodoncia es la disciplina de la odontología que estudia el movimiento dental. El tratamiento ortodóntico es aquel que corrige la malposición dental. La ortodoncia se encarga de construir sonrisas bonitas llevando los dientes, labios, huesos maxilares a una situación armónica.

Cada vez son más las personas que se conciencian sobre la importancia de tener unos dientes en perfecto estado. El hecho de que los dientes estén alineados correctamente no solo repercutirá desde un punto de vista estético sino que tendrá también importancia en los aspectos funcionales y articulares.

Como explicábamos antes, en edades de crecimiento es muy fácil interactuar sobre la alineación tanto de dientes como mandíbula o maxilar. Aún así y gracias a nuevas técnicas y materiales existentes, el ortodoncista es capaz de corregir grandes defectos también en la edad adulto.

Tipos de Ortodoncia

Los bráquets convencionales son metálicos, tanto los tensores como el arco.

Los bráquets estéticos están hechos de materiales transparentes. Hay varios tipos cerámicos composite Zafiro; lo que confiere un color blanco parecido a nuestros dientes, mejorando la estética.

Alineadores prácticamente invisibles y extrapoles que se cambian cada dos semanas por un nuevo juego de alineadores.

Extraíbles, a medida, eficaces, cómodos y transparentes.

La Ortodoncia lingual, es un método de corrección de la alineación de los dientes en el que los “brackets” se disponen por la parte interna de los dientes.

Preguntas frecuentes

Los ortodoncistas podemos solucionar la mayoría de los problemas dentales a cualquier edad. La Asociación Americana de Ortodoncia recomienda que los niños vean a un ortodoncista no más tarde de los siete años.
El tratamiento de ortodoncia es apropiado tanto para niños como para adultos. Siempre que los dientes estén sanos, podemos corregir su posición a cualquier edad.
No obstante, es cierto que algunas patologías de ortodoncia tienen un tratamiento más sencillo si se tratan a una edad más temprana, cuando la mandíbula y el maxilar todavía se están desarrollando. Por lo tanto, recomendamos una visita al ortodoncista alrededor de los 5 años de edad, no necesariamente para empezar el tratamiento, pero sí para planificarlo.

Alinearte los dientes es beneficioso tanto para mejorar tu salud como para tu estética.
Si los dientes se mantienen torcidos o apiñados es mucho más difícil mantener una buena higiene. En un futuro, esto puede ocasionar caries, enfermedad periodontal o incluso la pérdida de los dientes.
Hay ciertos aspectos relacionados con la ortodoncia que. si no se tratan. pueden derivar en: desgaste o fractura de la superficie de los dientes, mala masticación, tensión en las encías y el hueso, o mala oclusión que puede desencadenar dolores de cabeza y de cervicales.
Además de las cuestiones de salud, hay un claro beneficio estético de tener una sonrisa atractiva. El tratamiento de ortodoncia no solamente puede mejorar el aspecto de los dientes. sino también los labios y el rostro. No debemos infravalorar la influencia de una bonita sonrisa en nuestra autoconfianza y en el desarrollo de relaciones personales y profesionales satisfactorias.

El tratamiento de ortodoncia puede durar 12 meses, 18, 24 o 30 meses dependiendo del recorrido que tengan que realizar los dientes a través del hueso alveolar, respetando siempre la biología de cada paciente. Sin embargo, malposiciones leves pueden precisar solamente unos meses. El tiempo total dependerá de la severidad del problema, de la anatomía del paciente y también de su colaboración.
Una vez finalizado el tratamiento esta siempre indicado el uso de un retenedor, bien sea fijo colocado en la cara interna de los dientes o removible de uso nocturno, para evitar que los dientes vuelvan a su posición inicial.
Para un buen diagnóstico del caso y para poder planificarlo en el tiempo hemos de tener en cuenta que el ortodoncista tendrá que realizar fotografías, radiografías o modelos de estudio para poder comunicar al paciente el diagnóstico y cuál es la mejor opción de tratamiento.
Debemos saber que a pesar de todas estas pruebas y una vez planificado el tiempo de tratamiento, éste podrá variar en función de la cooperación del paciente, de cómo responda el paciente a dicho tratamiento.
Acudir correctamente a las citas programadas por el especialista, será otro de los factores a tener en cuenta si queremos que las previsiones se cumplan. En caso de no poder acudir a alguna cita programada, se debe intentar sustituir por otra en el menor espacio de tiempo posible.

Durante el tratamiento de ortodoncia se ejercen fuerzas, presiones y tensiones en los aparatos situado en los dientes para que puedan mover cada pieza dental en su posición ideal en la arcada, maxilar o mandíbula.
El movimiento dental causa un proceso inflamatorio dónde el hueso se reabsorbe y se forma para dar lugar a una nueva posición al dientes en los maxilares. Uno de los inconvenientes de este sistema es que esta tensión puede generar cierto dolor. Por ello queremos darte algunos consejos para que, una vez puesto el aparato o tras el ajuste que se lleva a cabo, las molestias que se produzcan sean lo menos traumáticas posibles.
En todo caso cabe recordar que no es un tratamiento doloroso en el tiempo, sólo en momentos puntuales, cuando se coloca o cuando se producen ajustes. Los resultados pueden ser ideales si el pacientes y ortodoncista han cooperado al 100% con todas las indicaciones y la higiene dental. La ortodoncia mejora en creces la apariencia física y autoestima, dando una sonrisa harmónica, devolviendo la función, y contribuyendo a una mejora en la salud dental y general del paciente
Los alimentos que tome el primer día es recomendable que sean blandos, si puede ser en forma de puré o sopa, para que éstos no generen un impacto fuerte contra el diente y por tanto no se produzca dolor en la ingesta.
Tras el primer día le recomendamos alimentos que estén cocinados, preferiblemente cocidos, ya que son suaves, conservan todas las propiedades y no necesitan ser fuertemente masticados.
Evite alimentos que deban ser mordidos con los dientes delanteros, como manzanas o zanahorias, así evitará el sobreesfuerzo y además prevendrá la caída del bracket.
Evite toda actividad que implique cierto contacto físico, como deportes de contacto. Minimice el riesgo de golpes en la cara.
Un elemento frío, como el hielo, puede aliviar el dolor, pero no muerda el cubito, puede ser doloroso y peligroso para el aparato.
Si aparecen llagas, típico problema en los inicios del tratamiento, deberemos evitar alimentos ácidos, como vinagres o zumos de cítricos, de esta manera evitaremos inflamaciones. Existe cera para colocarse encima del bracket y geles que harán curar sus llagas rápido.
Consulte a su ortodoncista u odontólogo si puede tomar algún analgésico, le pueden prescribir el más adecuado para sus necesidades.

Contacta con nosotros

Ponte en buenas manos, confía en nuestros odontólogos y equipo médico para dar solución a tus problemas dentales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR