Cirugía Oral

La cirugía oral es la especialidad más antigua de la odontología. Se dedica al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades bucales, que requieran intervención quirúrgica.

Los tratamientos de cirugía oral pueden darse:

  • En la parte osea: Casos de dientes retenidos, dientes caninos, extracción de muelas de juicio ó quistes, son algunos de los casos que se les presentan a nuestros especialistas a diario.
  • En los tejidos blandos: Problemas en encías, frenillo labial o lingual. Problemas que de entrada pueden parecer mas sencillos pero que igualmente, requieren la presencia de un cirujano oral para solucionarlos.

Intervenciones más frecuentes

La extracción de cordales o muelas del juicio, es la intervención más común en cirugía oral.

Debido a la falta de espacio en la mandíbula para su correcta erupción, su orientación anómala, puede producir daños en las piezas vecinas o apiñamientos dentarios, o problemas de inflamación en la encía por una erupción incompleta, que puede generar una infección crónica en la encía circundante.

Para este tipo de extracción se puede utilizar anestesia local para dormir la zona donde se realizará la cirugía o anestesia general para dejar inconsciente al paciente monitorizando sus constantes vitales. Después, en primer lugar se realiza una incisión en la encía para dejar expuestos el hueso y el molar. A continuación se elimina el hueso que impida el acceso a la raíz del diente y si es necesario se dividirá el diente en secciones para facilitar su extracción. Se extrae el diente y se limpia el espacio vacío de restos del diente o del hueso. Por último se sutura la encía si es necesario y se coloca una gasa para favorecer la formación de un coágulo de sangre.

A veces una extracción dentaria puede ser complicada desde el punto de vista quirúrgico. Por ejemplo, si el paciente padece enfermedades sistémicas importantes, ha recibido radioterapia recientemente o sufre trastornos en la coagulación, si las piezas dentarias están destruidas, etc. En tal caso, el cirujano oral aporta su habilidad quirúrgica para solucionar el problema.
Un diente incluido es un diente que no emerge y queda retenido en el interior del hueso. Normalmente esto sucede con los caninos. Es importante tratar este tipo de dientes para prevenir una mala erupción de los dientes adyacentes, la formación de quistes, posibles infecciones u otros cambios perjudiciales para el hueso.
En función de la colocación del diente y el estado de las encías existen diferentes tipos de tratamiento. Una de las opciones es exponer quirúrgicamente el diente para guiarlo y posicionarlo correctamente. Para ello, normalmente se requiere crear espacio a través de un tratamiento de ortodoncia.

Contacta con nosotros

Ponte en buenas manos, confía en nuestros odontólogos y equipo médico para dar solución a tus problemas dentales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR